La Guía de la Diabetes Tipo 2 para el Bolo de Insulina


 

La insulina es un medicamento diseñado para ayudar a las personas con diabetes a transferir la glucosa de la sangre a las células del cuerpo. Debido a que la diabetes Tipo 2 es una afección progresiva, muchas personas que la padecen podrían requerir insulina para manejar la afección y alcanzar los objetivos glucémicos con el propósito de reducir los riesgos de complicaciones relacionadas con la diabetes. Uno de los tipos de insulina que un proveedor de atención médica podría recetarle a un paciente con diabetes Tipo 2 se llama insulina en bolo, también conocida como insulina prandial o insulina a la hora de comer.

¿Qué es la insulina en bolo?

La insulina en bolo es un tipo de insulina que generalmente se administra antes de las comidas o para corregir los niveles altos de glucosa en la sangre después de las comidas. El objetivo de este tipo de insulina es ayudar a prevenir los picos de glucosa después de las comidas. Puede venir en presentación de insulina de acción rápida o de acción corta, como:

Insulina de acción rápida: Novolog (aspart), Humalog (lispro), Apidra (glulisina)
Insulina de acción corta (regular): Novolin R y Humulin R

El bolo difiere de la insulina basal, específicamente la de acción rápida, porque comienza a actuar en 15 minutos, alcanza su pico después de 1 o 2 horas y deja de funcionar después de aproximadamente 4 a 6 horas. La insulina basal, sin embargo, es una insulina de “fondo” de acción prolongada que dura hasta 24 horas e imita la función del páncreas de liberar un flujo constante de insulina a lo largo del día. Hay otros tipos de insulina sobre los que puedes leer en nuestra Guía de insulina para la diabetes Tipo 2 aquí. La insulina regular, de acción corta, por lo general comienza a funcionar en 30 minutos, alcanza su punto máximo de 2 a 4 horas después de la inyección y deja de funcionar después de 5 a 8 horas.

¿En qué momento recetaría insulina un médico?

De acuerdo con los Estándares de atención de la Asociación Estadounidense de Diabetes, se recomienda a los proveedores de atención médica que consideren recetar insulina basal a las personas con diabetes Tipo 2 cuando:

  • Existe un catabolismo (pérdida de peso) continuo
  • Hay síntomas de hiperglucemia
  • Cuando los niveles de A1c son superiores al 10 % (86 mmol/mol)
  • Cuando los niveles de glucosa en la sangre son muy altos (más de 16.6 mmol/L300 mg/dL)

Si una persona con diabetes Tipo 2 requiere más ayuda para manejar sus niveles de glucosa y su A1c permanece por encima del objetivo, un proveedor de atención médica podría recetarle insulina en bolo dosificada con las comidas o con la comida más grande con el mayor impacto en la glucosa.

Cómo administrarte insulina en bolo

Cuando te administras insulina en bolo, deberás calcular la dosis de acuerdo con el tamaño de la comida, la cantidad de carbohidratos que tiene o la cantidad necesaria para corregir los niveles altos de azúcar en la sangre. Para más información sobre cómo inyectarte insulina específicamente, consulta nuestra guía aquí.

Con tu médico, puedes determinar cuánta insulina necesitas según otros factores, incluyendo tu peso y tus niveles de actividad. Tu médico también podría ayudarte a determinar la proporción de insulina a carbohidratos y los factores correctivos de insulina que te ayudarán a determinar cuánta debes administrarte por una cierta cantidad de carbohidratos y cuánta se necesita para que la glucosa esté dentro del rango.

Ventajas, desventajas y riesgos de administrarte insulina en bolo

La principal ventaja de administrarte insulina a la hora de las comidas es poder prevenir picos grandes de azúcar en la sangre después de comer. Esto puede darte más flexibilidad en la dieta si aprendes cuánta insulina debes administrarte para ciertos tiempos de comida, diferentes tipos de alimentos y diferentes cantidades de carbohidratos. En general, puede ayudarte a manejar la diabetes Tipo 2 de manera importante y la mejora en el manejo de la diabetes lleva a una mejor calidad de vida.

Las desventajas y los riesgos de este tipo de insulina son que tendrías que inyectarte con más frecuencia y posiblemente en entornos públicos o sociales. Teniendo en cuenta el estigma asociado con la insulina y la diabetes Tipo 2, esto puede dificultar el cumplimiento de un régimen de insulina. Sin embargo, es importante recordar que no debes sentir vergüenza por necesitar insulina para manejar la diabetes Tipo 2, es un medicamento necesario para garantizar una vida sana. Si esto es un problema para ti, podrías usar una bomba de insulina o una terapia con cápsula.

Otras desventajas incluyen hacer cálculos antes de las comidas o corregir los niveles altos de azúcar en la sangre. Sin embargo, existen calculadoras de bolo que facilitan esta tarea. Finalmente, el mayor riesgo médico de administrarte insulina es que aumenta el riesgo de hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre). Aquí hay más información sobre la hipoglucemia y cómo prevenirla y tratarla si ocurre.

Omitir las dosis también puede ser un problema si acabas de comenzar un nuevo plan de tratamiento. Para recibir consejos sobre qué hacer si olvidas una dosis de insulina, comunícate con tu proveedor de atención médica.

¿La insulina en bolo es adecuada para ti?

Para saber si este tratamiento es adecuado para ti, consulta a tu médico. Tú y tu médico pueden crear un régimen de insulina o determinar si existen otros medicamentos para la diabetes Tipo 2 que puedan ser más adecuados para ti. Antes de tu próxima cita, lleva un diario sobre cómo actúa tu azúcar en la sangre, especialmente después de las comidas. Si usas un monitor continuo de glucosa (MCG), puedes descargar tus datos de MCG para tener una idea general de tus patrones de glucosa. Utiliza esos patrones con tu médico para determinar si la insulina a la hora de comer es adecuada para ti.

Conclusiones clave

  • La insulina en bolo, la insulina de acción rápida o de acción corta, se usa para manejar los picos de glucosa que ocurren después de las comidas y corregir los niveles altos de azúcar en la sangre. También se llama insulina prandial e insulina a la hora de comer.
  • La insulina de acción rápida se administra 15 minutos antes de las comidas, alcanza su punto máximo alrededor de 1 a 2 horas y dura alrededor de 4 a 6 horas.
  • La insulina de acción corta se administra 30 minutos antes de las comidas, alcanza su punto máximo alrededor de 2 a 4 horas y dura alrededor de 5 a 8 horas.
  • La insulina en bolo generalmente se receta después de la insulina basal cuando los pacientes necesitan más ayuda para alcanzar sus objetivos de A1c.
  • La cantidad de insulina que debes administrarte depende de factores como tu peso, niveles de actividad, niveles actuales de glucosa y carbohidratos en una comida.
  • El beneficio principal de administrarte insulina a la hora de las comidas es poder prevenir picos de glucosa después de las comidas.
  • También se puede combinar con insulina basal.
  • Las desventajas de la insulina a la hora de comer incluyen inyecciones más frecuentes y el riesgo de hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre).
  • Para determinar si la insulina en bolo es adecuada para ti, comunícate con tu médico para establecer un régimen de insulina que se adapte a tus necesidades.

Contenido Relacionado

 

Todo sobre los GLP1

Cuándo se recetan medicamentos para el manejo de la DT2

ESCRITO POR T'ara Smith MS, Educación en Nutrición, PUBLICADO 03/18/21, UPDATED 09/01/21

T’ara fue diagnosticada con diabetes tipo 2 en julio de 2017 a la edad de 25 años. Desde su diagnóstico, centró sus estudios académicos y su carrera en la conciencia de la diabetes y en vivir una vida plena con ella. Está emocionada de haberse unido al equipo de Beyond Type 1 para continuar su trabajo. Dos años más tarde, T'ara descubrió que había sido diagnosticada erróneamente con el Tipo 2 y en realidad tiene LADA. Fuera de la oficina, a T’ara le gusta ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar comidas saludables increíbles. T’ara tiene una maestría en Educación Nutricional de la American University.