Comprender la Hipoglucemia para Mi Diabetes

10/9/19
WRITTEN BY: T'ara Smith
FacebookTwitter
 

 

 

Cindy Lou ha vivido con diabetes tipo 2 durante casi 5 años. Sin conocimiento sobre hipoglucemia, su primera experiencia con ella fue una hipoglucemia clínicamente significativa. Durante los años que ha vivido viviendo con diabetes Tipo 2, Cindy supervisa varios grupos de apoyo en línea para la diabetes y también forma parte de DiabetesSisters. Ella habló con Beyond Type 2 sobre cómo ha llegado a abordar la hipoglucemia en su vida y por qué es importante que las personas con diabetes Tipo 2 conozcan sobre ella.

¿Cuándo fuiste diagnosticada por primera vez con diabetes Tipo 2 y cuál fue tu reacción? ¿Qué síntomas tuviste?

Me diagnosticaron hace cuatro años y medio en mi cumpleaños y realmente me sorprendió porque nadie en mi familia la tenía. Pero ahora está apareciendo en otros miembros de mi familia. Tenemos una familia enorme y nadie tenía diabetes.  Sin embargo, tenía síndrome de ovario poliquístico (SOP) y estaba al tanto de eso, pero nadie me había explicado que probablemente necesitaba tomar Metformina debido a eso. Me diagnosticaron SOP hace años y en ese momento se refirieron a él como ovarios diabéticos, más tarde, se le llamó síndrome de ovario poliquístico. Hace años, simplemente no sabían mucho sobre la conexión del SOP con la diabetes.  En cuanto a los síntomas de diabetes, iba al baño por la noche, lo que me enojaba mucho, y estaba perdiendo la sensación en mis pies y piernas. Pero no sabía que estos eran síntomas de diabetes. Finalmente, una noche busqué en Google mis síntomas y qué podrían significar, y descubrí que la diabetes Tipo 2 era lo que seguía apareciendo en la búsqueda.

¿Entonces tuviste diabetes gestacional?

Los doctores buscaban eso constantemente, pero nunca lo captaron. Estaba al límite, pero [mi nivel de azúcar en la sangre] nunca entró en los números que me habrían marcado como gestacional en ese momento. Más tarde, los rangos se redujeron para ese diagnóstico y mi análisis de sangre a partir de entonces se ajusta a los nuevos criterios.

Entonces, ¿Cómo ha cambiado tu vida desde que te diagnosticaron?

Probablemente tuve diabetes varios años antes de que un médico me lo dijera, porque incluso el día en que me diagnosticaron, llegué a casa y busqué en Google mis resultados del análisis de sangre y vi que un A1c de 7.8 y la prueba en ayunas un 156 eran marcadores de diabetes. Entonces, regresé muy molesta al médico y le pregunté: “¿Tengo diabetes?” Y el médico dijo que sí. Entonces le pregunté: “¿En qué momento me ibas a decir que tengo diabetes?”. Mi médico respondió: “Bueno, solo íbamos a hacer que comieras mejor y redujeras los carbohidratos”. La mayoría de los pacientes no saben identificar un carbohidrato.   Los médicos deben explicarnos qué significa eso y hacernos una cita con un dietista. Simplemente no lo entendemos hasta que tenemos recursos educativos para aprender.

Mi reacción fue: “Está bien, tengo diabetes, así que voy a tener que ser muy proactiva y encontrar mi propia ayuda”.  Empecé a llamar a los departamentos de salud y no me ofrecieron ninguna ayuda. Finalmente, llamé al departamento de salud regional de nuestra área, y la dietista me llamó en aproximadamente tres días y me dijo que da clases los viernes y me invitó a llegar. Fui una persona realmente proactiva desde el principio. Cambié de médico y comencé a repasar mis análisis de sangre y pude rastrear la diabetes tres años atrás en mis análisis de sangre. Había tenido diabetes durante tres años y nadie me lo dijo.

¿Tu nuevo médico fue más receptivo? ¿Estaba más informado?

Le dije: “Tengo diabetes y no sé qué hacer”. Luego explicó que era algo crónico y progresivo, y que iba a empeorar. Le dije que encontraría una manera de manejarlo y él se rió y dijo que realmente no hay salida de esto. Entonces, fui a la dietista y bajé 70 libras en 10 meses y medio comiendo como me dijo. Mi siguiente A1c fue de 5.1 y mi médico casi se desmayó y me preguntó cómo había logrado hacer esto.  Estaba claro: no hay nada en mi boca que no sea un vegetal y solo un poquito de carne. Él quería que redujera la velocidad a mi pérdida de peso, así que comencé a agregar almidón y granos integrales a mi dieta.

¿Te habló alguna vez tu médico acerca de la hipoglucemia? ¿Te dio algún consejo sobre qué hacer cuando experimentas un nivel bajo? ¿Cómo te sentías?

No me habló de eso. De hecho, la primera vez que tuve un nivel bajo, mi nivel de azúcar en la sangre bajó a 47 mg/dl. Cuando tuve mi primer nivel bajo, me congelé. Estaba en Walmart y me aferré al carrito de la tienda y finalmente me senté en el suelo. Una mujer muy amable me preguntó qué pasaba, le dije que tenía diabetes y mi nivel de azúcar en la sangre estaba bajo y ella me dio dulces. Me di cuenta de que si no hubiera asistido a las clases impartidas por la dietista, no habría sabido lo que me estaba pasando. Me enseñaron a tener tabletas de glucosa a la mano. Aunque no estaba tomando medicamentos, me enseñaron a llevarlas conmigo. Esta experiencia me asustó demasiado, y lloré, cosa que casi no hago; toma mucho hacerme llorar. Estaba temblando, sudando y me puse pálida. Me llevó un día superarlo. También descubrí que soy alérgica a algo en las tabletas de glucosa, por lo que mi dietista me sugirió que usara 3 rollos de dulces Smarties para elevar mi azúcar, es azúcar simple y se disuelve rápidamente en mi boca.

 

¿Con qué frecuencia experimentas niveles bajos de azúcar en la sangre?

No muy a menudo ahora. Al principio, cuando comencé a perder peso, probablemente lo experimentaba cada dos semanas. Pero ahora, puede suceder si camino demasiado, si me ocupo en la casa haciendo cosas y si me olvido de comer. De repente, puedo comenzar a sudar.  Una vez que tienes un par de niveles bajos, te vuelves muy inteligente porque empiezas a llevar comida contigo. Cuando salgo de casa, siempre tengo algo conmigo que me ayude a subir un nivel bajo y algo que comer para mantener mis números en alto hasta que pueda llegar a la comida y ahora también llevo agua a todas partes. Mientras aprendía a hacer todo esto, tuve una noche de niveles bajos repetidos. Comía dulces y aunque mi azúcar en la sangre aumentaba, volvía a bajar. Entonces llamé a la dietista al día siguiente y le dije que había comido Smarties y que no que no podido hacer que mi mi nivel de azúcar subiera y se quedara ahí. Ella dijo: “Oh, cariño, necesitas agregar un poco de proteína, grasa y almidón, solo un poco después de que hayas vuelto a 80 y luego se mantendrá así”.  ¡Esa fue la solución que necesitaba escuchar en ese momento!

¿Cómo previenes la hipoglucemia ahora?

Sé más sobre lo que estoy haciendo, así que me cargo de carbohidratos si voy a hacer ejercicio. Si mi nivel de azúcar en la sangre baja a 80 mg/dl con dulces, preferiblemente Smarties o al comer una fruta, solo depende de qué tan bajo esté. Utilizo tres rollos de Smarties si tengo menos de 60 mg/dl en mi medidor, si tengo 65 o más, como fruta, entonces espero 10 minutos y si no llego a 80 mg/dl, lo trato nuevamente. Y una vez que alcanzo los 80 mg/dl, agrego un poco de almidón, proteínas y grasas para mantener el nivel arriba. Es lo más difícil del mundo esperar durante esos diez minutos porque quieres comer todo en el refrigerador. Pero es lo correcto porque, de lo contrario, el nivel de azúcar en la sangre aumenta demasiado.

Cuando estás en público, ¿eres capaz de reconocer cuando otra persona con diabetes tiene un nivel bajo?

Sí. Había una señora en el supermercado un día y noté que ella se agarraba del estante. Le pregunté si estaba bien y ella respondió que no entendía lo que le estaba pasando. Cuando le pregunté si tenía diabetes, dijo que tenía diabetes Tipo 2. Usamos mi medidor para controlar su nivel de azúcar en la sangre y le di dulces Smarties. Una vez que su azúcar en la sangre volvió a subir, le di unas galletas de mantequilla de maní de mi bolso y le dije que no manejara hasta que su azúcar fuera de al menos 100 mg/dl y que siempre mantuviera un medidor con ella. Ella pensó que no necesitaba hacerlo porque no estaba tomando medicamentos. Sin embargo, le dije que yo tampoco, pero mantengo mi medidor conmigo porque pueden ocurrir los niveles bajos.

¿Alguna vez has oído hablar del glucagón?¿Cómo te enteraste?

Sí, pero eso no es algo que voy a llevar conmigo. Llevo golosinas y galletas de mantequilla de maní conmigo a todas partes. No siento que haya nada más que necesite en este momento porque rara vez tengo un nivel bajo ahora. Mi peso y azúcar en la sangre son estables.

Leo todo el tiempo, así es como me enteré, y manejo grupos de apoyo para la diabetes en línea. No puedo ayudar a otras personas si no me mantengo bien educada para abordar los tipos de problemas que surgen en nuestro grupo.  Leo constantemente y estoy muy bendecida de ser una pequeña parte de un sitio web educativo en línea de diabetes Tipo 2 y un canal de YouTube llamado Diabetes – What to Know (Diabetes: Lo que debes saber), que hace videos educativos y eventos informativos en vivo de diabetes Tipo 2 en línea. También tengo la suerte de estar asociada con la organización Divabetic y los podcasts sobre diabetes en línea.

¿Qué crees que las personas con diabetes Tipo 2 deberían saber sobre la hipoglucemia? ¿Te parece que es un problema grave y que es algo de lo que debemos hablar más?

Sí, todos los médicos deben dedicar tiempo a educar a sus pacientes sobre la hipoglucemia. Esa debe ser una de las primeras cosas de las que deben hablar con sus pacientes. Un diagnóstico de diabetes ya es lo suficientemente aterrador, y si una persona con diabetes recién diagnosticado tiene un nivel bajo y no sabe cómo manejarlo, cree que se está muriendo. Es muy aterrador que suceda si no lo comprendes y puede causar que un paciente se rinda y sienta que, sin importar lo que haga, su diabetes lo controla. Podemos motivar muy bien a través de los grupos de apoyo, pero cuando las personas tienen un nivel bajo y el médico les ha dado el discurso de “es crónico y progresivo”, suponen que su cuerpo se está apagando. Cuando los médicos hablan sobre qué tan altos son tus números, también deben hablar sobre cómo se tratan los niveles bajos y también sobre la importancia de comer tus comidas a tiempo, seguir los consejos de un dietista y no comer en exceso o no lo suficiente. 

Los médicos deben hablar más sobre los efectos de la hipoglucemia mientras conduces, especialmente para aquellos que han estado conduciendo durante un largo período de tiempo. No debes conducir a menos que tengas alrededor de 100 mg/dl. He tenido tantas personas con diabetes que me cuentan sus historias de haber tenido accidentes porque su nivel de azúcar en la sangre estaba demasiado bajo.

¿Cuáles son algunos pasos que las personas con diabetes Tipo 2 pueden tomar hoy para estar más conscientes de la hipoglucemia, especialmente aquellas que no tienen un médico que esté dispuesto a educarlas sobre el tema?

Mi respuesta para cualquiera sería que lo primero que debes hacer es ir a Walmart y comprar un medidor Relion Prime o Premiere, tiras reactivas, dispositivo de punción y lancetas. Incluso si tu médico te dijo que no necesitas medirte, ve a Walmart y compra el medidor ReliOn de $9 y sus tiras reactivas, lancetas y dispositivo de lanceta, por menos de $30 por todo. Los técnicos de farmacia pueden enseñarte cómo evaluar tu nivel de azúcar en la sangre y configurar tu medidor para ti. Lleva ese pequeño medidor a donde quiera que vayas.

Cada vez que te sientas mal, mide tu nivel de azúcar en la sangre y anota todo, incluyendo lo que estás comiendo, cuánto y cuáles fueron tus números antes de la comida y 2 horas después. Pronto, comprenderás qué aumenta tu nivel de azúcar en la sangre y qué te ayuda a bajar. Si está demasiado bajo, sabes que necesitas comer para aumentar ese número antes de hacer cualquier otra cosa. Y de nuevo, siempre lleva algo contigo para elevar el nivel bajo de azúcar en la sangre.

Ese es un gran consejo, Cindy. ¿Cuáles son las palabras de empoderamiento que tienes para las personas con diabetes Tipo 2, especialmente aquellas que están aprendiendo sobre la hipoglucemia?

No dejes que tu diabetes te domine. Tú la dominas.

 

 



T'ara Smith

T'ara fue diagnosticada con diabetes Tipo 2 en julio de 2017 a la edad de 25 años. Desde su diagnóstico, centró sus estudios académicos y su carrera en concientizar sobre la diabetes y en vivir una vida plena con ella. Está emocionada de haberse unido al equipo Beyond Type 1 para continuar su trabajo. Dos años más tarde, T'ara descubrió que había sido diagnosticada erróneamente con diabetes Tipo 2 y en realidad tiene LADA. Fuera de la oficina, a T'ara le gusta ir al cine, visitar parques con su perro, escuchar BTS y cocinar increíbles comidas saludables. T'ara tiene una maestría en educación nutricional de la American University.