Se Trata de Disciplina. Mi Historia con Prediabetes.

7/30/20
WRITTEN BY: Juan Carlos
FacebookTwitter
 

Nota del editor: Juan Carlos compartió su historia de prediabetes con nosotros. Por motivos personales prefirió hacerlo de forma anónima. Si deseas leer más información sobre prediabetes visita nuestra página de recursos. 


2020 me recibió con casi 80 kilos mismos que por unos cuantos gramos no aclancé. Después de las fiestas navideñas, día de reyes y todos los pretextos que no terminan nunca, no me sentía fisicamente bien, ni por fuera ni por dentro. Comencé a tener cambios hormonales, a sentirme mal y con poco rendimiento. Además me sentía con poca energía y tenía cambios de humor e irritabilidad. Así que,  decidí ir a visitar un endocrinólogo, me realicé unos exámenes de sangre en los cuales se me detectó hipotiroidismo y tuve un diagnostico de prediabetes. Tenía colesterol alto y todos los niveles desbalanceados. 

Decidí hacer algo

Mi padre murió a consecuencia de varias enfermedades que se complicaron debido a la diabetes, y su calidad de vida fue decayendo mucho en los últimos meses de su vida por la misma razón asi que decidí hacer algo para evitar llegar a tener diabetes. 

Lo primero que hice fue ir al gimnasio, y me fui a uno que tenia un nutriólogo incluido en su cuota. Fatal error, lo único que hizo fue darme una dieta como si todo el día yo me dedicara a levantar pesas, no me dio una guía o se preocupó realmente por mi salud. Me cobró 500 pesos por la consulta y me quería ver cada 15 días, todo lo que hice fue empeorar.

En febrero regrese al endocrinólogo para mi cita de seguimiento y me dijo que estaba muy cerca de desarrollar diabetes Tipo 2 porque había empeorado tanto en el hipotiroidismo como en los niveles de glucosa y colesterol. Él me recomendó ir con un nutriólogo especializado y no a uno de gimnasio.

La diferencia en visitar a un experto

El nutriólogo especializado que elegí se tomo el tiempo de explicarme cada paso de mi enfermedad. Me hizo un diagnóstico profesional y nos pusimos metas medibles y alcanzables. La dieta que me dio no era nada rara ni incluía comidas inalcanzables o caras. Me dio por el contrario tips y con ella aprendí cómo funciona el cuerpo y cómo puede manejarse la glucosa a través de la alimentación. Aprendí de los carbohidratos, las proteínas, las grasas. Aprendí mucho sobre cómo funciona la tiroides, la diferencia entre hipo e hipertiroidismo. Acerca de la resistencia a la insulina y a la Leptina. Aprendí también cómo controlar la glucemia por la mañana al despertar, ademas de otros temas relacionados con la alimentación y el control de mi cuerpo.

La diferencia fue notable, mis rangos al comenzar la primer cita en MARZO fueron:

 

Peso 77.7 kg
IMC 28.5
Grasa 33.3
Músculo 29.2
EM 49
Grasa visceral 13
TSH 28.52 (donde el rango de referencia es de 0.19- 4.92 mg/dL)
Glucosa 104 mg/dL (donde el rango de referencia es 55 – 99)

 

Aplicar cada recomendación

Para Julio y aplicando cada recomendación ya pesaba 64 kilos y mis rangos de tiroides habian bajado a 0.11 y ya lejos totalmente de los rangos de diabetes. Mi cambio fue radical y hoy me veo mejor, me siento mejor, cambié mi forma de pensar, de vivir, de comer, de tomar todo con una filosofía distinta. 

Se que mi nutriologa tuvo mucho que ver, ya que me ayudó a tener controles de medición y me ayudó a controlar mi ansiedad de comer. Me dio tips para rendir mejor y me ayudó también con una cuestión mental. Entre mi primer y segunda cita yo había bajado 4 kilos y solamente controlando y regulando mi alimentación y hábitos.

Peso 64.3
IMC 24.2
Grasa 23.9
Músculo 38.1
EM 34
Grasa visceral 8
TSH 0.11 (donde el rango de referencia es de 0.19- 4.92 mg/dL)
Glucosa 87 mg/dL (donde el rango de referencia es 55 – 99)

¡Gracias cuarentena!

Sí, gracias a la cuarentena  pude comer mejor por que al estar en casa pude preparar mis propios alimentos. Nada de restaurantes, nada de comida rápida, nada de gimnasios, nada de ayunos intermitentes, nada de dietas cetogénicas, nada de dejar el pan o limitarme en comer. Simplemente se trató de adquirir mejores hábitos de alimentación con horarios establecidos, rutinas específicas de ejercicio y dormir bien.

Eso si MUCHA DISCIPLINA. Creo esa es la clave de todo.